Salta al contingut


 

Fue publicar el estudio, a finales de marzo, y empezar a llegar peticiones de personas que querían que el inmunólogo Julià Blanco analizara su sangre en busca de las pruebas que permitan afirmar que padecen el síndrome de fatiga crónica (SFC). “Pero nosotros somos un laboratorio de investigación, no clínico”, se disculpa el investigador del IrsiCaixa y autor principal del estudio. Por primera vez se han identificado ocho moléculas del sistema inmunitario cuya presencia en sangre puede interpretarse como un biomarcador de la enfermedad.

Para los afectados, el descubrimiento va más allá de un hallazgo científico. Porque la fatiga crónica no se parece a otras enfermedades. “Se puede diagnosticar bien, pero la metodología para hacerlo es puramente clínica, poco cuantitativa”, señala Blanco. Los síntomas —cansancio matinal invalidante durante más de seis meses, intolerancia al ejercicio físico, problemas de concentración…— permiten identificarla, pero lo cierto es que pasan de media diez años desde que se manifiesta hasta que se diagnostica, explica José Alegre, especialista en fatiga crónica del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Además de la sanitaria, la enfermedad tiene una vertiente sociolaboral: si no hay diagnóstico, es más complicado recibir una baja médica o el reconocimiento de una discapacidad. De ahí que cualquier avance suponga un mundo para los afectados por un síndrome del que se desconoce el origen, pero que afecta a una de cada 1.000 personas, según algunas estimaciones —no hay estudios de prevalencia; Alegre menciona estudios americanos con un 2% de mujeres entre 18 y 55 años afectadas—.

Se podría decir que Cristina Montané, barcelonesa de 52 años, se diagnosticó a sí misma. “Todos mis recuerdos de infancia son de que estaba cansada, con frío, constipada. No tenía conciencia de enfermedad porque para mí aquello era lo normal”, explica. Cuando se quedó embarazada de su primer hijo descubrió que se encontraba bien: “Me di cuenta de que podía hacer vida normal”. Le pasó lo mismo durante la gestación de sus otros dos hijos, y el médico empezó a descartar otras patologías. “Al final fui yo la que busqué una lista de síntomas y le dije ‘los cumplo todos”. Montané tuvo que dejar de trabajar una década. Ahora que sus hijos son mayores ha vuelto a hacerlo, pero en casa y con horario flexible. “Es necesario empezar por educar a los médicos en esta enfermedad; nada justifica que sigan haciendo gala de la más absoluta desinformación sobre una enfermedad tan grave, compleja y extensa”, reclama.

El estudio de los investigadores catalanes de IrsiCaixa (impulsado por la Obra Social La Caixa, la Generalitat de Catalunya y el hospital Germans Trias i Pujol), publicado en la revista Journal of Translational Medicine, es novedoso porque en lugar de analizar un solo parámetro en muchos pacientes, estudiaron todas las células del sistema inmunitario en un número limitado de pacientes. Fue así como descubrieron que “existía un patrón”, explica Blanco. “Los resultados nos dicen que hay una alteración a nivel inmunológico”, añade, que se manifiesta en ocho moléculas alteradas. Además del potencial que supone en el diagnóstico, el hallazgo es interesante porque “podría aproximarnos a un mejor tratamiento que module el sistema inmune y pudiese modificar el curso del SFC, que hoy es hacia la cronicidad”, añade Alegre.

Carlos González, aquejado del síndrome de fatiga crónica desde 2005, ironiza: “Es una enfermedad para ricos porque te condena a vivir como un cura. Yo un día puedo estar cuatro horas delante de ordenador y luego estar tres semanas baldado por un virus. No puedes tener estrés, hay que cuidar la alimentación, dormir bien…”. Por suerte, él, que hoy tiene 42 años, trabajaba entonces en un banco en Holanda con un gran sueldo, lo que le permitió someterse a multitud de pruebas que presentaron anormalidades en Londres, Holanda o Bélgica, además de participar en el estudio del Vall d’Hebron. “Me pasé un año que me arrastraba y pensaba que era cansancio. Luego cogí una mononucleosis infecciosa y a las cuatro semanas el virus no desapareció. Lo tuve durante tres años. Al principio solo iba de la cama al sofá”, recuerda.

“Tuve la suerte de que mi banco cerró, nos indemnizaron y pude descansar. Ahora tengo una incapacidad, aunque en Holanda pueden quitártela en unos años”. Carlos no puede tener horarios, pero ya se atreve a hacer planes y hace vídeos desde casa con el ordenador.

“Los estudios no se quieren hacer a gran escala porque no interesa saber cuántos afectados hay, que son más que los seropositivos. Los médicos prefieren dar antidepresivos”, se lamenta González. Coincide con él Montané, que colabora con una plataforma de afectados y asegura que está harta de ver llegar a personas “atiborradas” de antidepresivos y ansiolíticos. “Uno acaba haciendo de médico de sí mismo”, suspira. Ella toma suplementos vitamínicos y minerales, y todo lo que “fortalece el sistema inmunológico”.

“Es una enfermedad muy política, con muchos intereses, y las farmacéuticas no se pueden lucrar”, añade González. “Frustra que la mitad de los médicos se lo cree y la mitad no, cuando es una enfermedad reconocida por la OMS y con 4.000 estudios. Hay ignorancia porque es una enfermedad que durante la carrera no estudian”, continúa Carlos, un caso atípico, pues tres de cada cuatro casos son femeninos.

La abogada Lourdes Martínez, especializada en fatiga crónica, recuerda a una clienta pediatra que reconocía: “Yo esta enfermedad no me la creía”. Esta médico con un expediente brillantísimo terminó el MIR, y, reventada, se cogió un año libre convencida de que estaba exhausta de trabajar. No ha vuelto a ejercer.

Martínez, que ha llevado ya 50 casos, cuenta y no para. A su cabeza viene un chico que vomitaba del estrés en los exámenes porque su padre pensaba que era un vago o una ingeniera a quien se le desencadenó la fatiga crónica con una toxoplasmosis. “Lo llamaban la enfermedad del yuppie porque lo eran los primeros casos diagnosticados. Suele ser gente muy brillante, con trabajos muy buenos, pero el cansancio muchas veces hace que su cerebro no funcione bien. Se desorientan o no pueden estar concentrados en una lectura más de 20 minutos”, prosigue la letrada que ha llevado también casos de divorcio de algún cliente. “Es difícil para la familia. Son muy dependientes aunque aparentemente sean autónomas”.

La tortura de pasar por el tribunal médico

Conseguir una incapacidad es una travesía larga, cara y en muchos casos infructuosa. “Por vía administrativa es casi imposible, y por la judicial es muy complicado pero se va consiguiendo”, se alegra Lourdes Martínez, abogada especializada en fatiga crónica. La Seguridad Social no cubre, por ejemplo, pruebas de esfuerzo que no sirve para mejorar la salud del paciente, pero sí son pruebas determinantes para que un juez acepte la incapacidad. “El problema es que solo hay dos unidades especializadas en fatiga, las dos en Barcelona y no es fácil conseguir un informe de los internistas de la sanidad pública que los jueces valoran más que de la privada”, añade.

Ana Ruiz calcula que se ha gastado en cinco años de enfermedad unos 25.000 euros entre médicos privados, pruebas y asesoría legal. Además, durante los 18 meses que he estado a la espera del juicio, no recibió ningún tipo de ingreso. Ni salario, ni incapacidad temporal, ni siquiera paro porque la empresa no quería despedirla hasta tener sentencia firme.

Martínez califica de “tortura” el paso de sus clientes por los tribunales médicos. “O no les creen o les humillan. Y eso es a raíz de la Ley de Jurisdicción Social de 2011. Antes si estabas un 18 meses de baja, se iniciaba un expediente de incapacidad. Y ahora, a los 12 meses te dan el alta médica. Dejan a la gente a los pies de los caballos. Las empresas grandes pueden ser sensibles, pero a una empresa pequeña la funde”.

Antes de conseguir la incapacidad, Ana Ruiz pasó por seis tribunales. “En todos me he sentido tratada como una delincuente, humillada. Incluso en un caso el mal trato me provocó un ataque de ansiedad que me dejó en la cama una semana”.

Posted in Actualitat.


caram! departament de salut de la generalitat

 

Posted in Actualitat.


 

Posted in Actualitat.


Iriscaixa publica el treball que identifica 8 mol·lècules que podrien servir per millorar el diagnòstic de la Síndrome de Fatiga Crónica

 

Llegiu l’article senser a Iriscaixa (26 de març de 2013)

L'Institut de Recerca de la Sida IrsiCaixa, impulsat conjuntament per l'Obra Social "la Caixa" i el Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, i l'Institut d'Investigació en Ciències de la Salut Germans Trias i Pujol han liderat un estudi que ha permès identificar vuit molècules que podrien servir per millorar el diagnòstic de la Síndrome de Fatiga Crònica (SFC).

Els investigadors han demostrat alteracions d'aquest grup de molècules en persones amb la SFC, que semblen estar associades a un pitjor funcionament del sistema immunitari.

La investigació suposa un important avanç, atès que actualment el diagnòstic d'aquesta malaltia es basa únicament en l'avaluació dels seus símptomes. Això no obstant, els científics remarquen la necessitat de confirmar els resultats mitjançant estudis més amplis.

Els resultats, que s'acaben de publicar a la revista científica Journal of Translational Medicine, podran millorar el coneixement d'una malaltia que s'estima que a Espanya afecta 1 de cada 1.000 persones.

El treball ha comptat amb la col · laboració del grup de recerca en Fatiga Crònica de la Vall d'Hebron Institut de Recerca (VHIR) i de la Clínica SFC de Tarragona, així com amb el suport de diferents associacions de persones afectades de SFC.

Posted in Actualitat, articles científics.

Tagged with , , , , .


Xerrada de FM i SFC a La 2 de TVE

 
Para Todos La 2 – Debate – Fibromialgia y fatiga crónicaVer vídeoPara Todos La 2 -  Debate - Fibromialgia y fatiga crónica

Posted in Actualitat.


FM/SFC MALALTIES INMUNOLÒGIQUES

 

La EM/SFC como enfermedad inmunológica

27Domingoene 2013

Posted by Robert Cabré in Artículos, Artículos de opinión, EM/SFC, SSC

≈ 1 comentario
.

Etiquetas

Calidad de vida, EM/SFC, enfermedades emergentes, enfermedades invisibles, Sindrome de sensibilización central

La encefalomielitis mialgica/ Síndrome de fatiga crónica EM/SFC, como al igual que el resto de las enfermedades de sensibilización central SSC, es un desorden aún controvertido y puede ser diagnosticada sólo después de descartar otras causas, en este caso el predominio de fatiga.

Este proceso crónico genera un trastorno social a causa de la inhabilidad de mantener las tareas profesionales, sociales y familiares, sobre todo en los estadios tres y cuatro. Revisando la extensa literatura multidisciplinaria reciente disponible sobre su etiología y tratamiento, se observa que existen dos grandes posicionamientos contrapuestos, uno que lo contempla, por sus observaciones psicosociales, como una enfermedad psicosomática y otra que lo basa, por sus observaciones analíticas, en el terreno de la inmunología.

Las actuales hipótesis etiológicas se basan en factores predisponentes, precipitantes y factores de perpetuación, pero la fisiopatología aún no está clara aunque el origen viral, que se esperanzaba con el retrovirus XMRV, es ahora en gran parte descartado.

La valoración de las teorías del ensuciamiento y de contaminación medioambiental y los recursos terapéuticos-dietéticos y de eliminación, no están ni siquiera consideradas por la medicina convencional, pese a ser, una causa potencial y que ofrece mejoras en cuanto a calidad de vida. Este hecho no se valora, por la dificultad, escepticismo académico y complejidad en encontrar financiaciones para el estudio de estas enfermedades, pese a los costes individuales y sociales que representan.

Los pacientes con SFC requieren de un manejo multidisciplinario debido a los problemas múltiples y diferentes que les afectan, hecho que no está contemplado en el abordaje de estas enfermedades de SSC. Esta gestión y abordaje mediante asistencia multidisciplinaria, requeriría de una coordinación entre diferentes especialistas, centrándose en el terreno de la inmunología y toxicología mayoritariamente, en vez de los reumatólogos, internistas y psiquiatras, que han demostrado su incapacidad para afrontar y unirse ante el problema y la dificultad en afrontarlo.

En la actualidad, ningún tratamiento curativo es efectivo para los pacientes con síndrome de fatiga crónica, lo mismo que ocurre con el resto de las enfermedades de SSC. La terapia Cognitivo-Conductual (TCC) y la terapia de ejercicio graduado (GET) tienen actualmente un efecto beneficioso dudoso, no aceptado por los pacientes y altamente discutido, pese a los intentos de justificarlos científicamente por quienes lo practican profesionalmente.

El objetivo del tratamiento actual se centrar más en la mejora de las manifestaciones clínicas, el intento de mantener la capacidad funcional y la calidad de vida mediante medicaciones de abordaje sintomático. Dichos tratamientos se mantienen pese al fracaso y abandono de los mismos. Su causa es que no contemplan la peculiaridad e individualidad específica de las enfermedades de SSC. Este hecho frena el desarrollo de programas paliativos individualizados, enfocados más y en la medida a la intención de proporcionar a cada paciente la máxima percepción de mejoría y adaptación física y psicosocial como enfermedad crónica, mientras no se encuentren soluciones de base.

Los afectados se sienten huérfanos de la protección sanitaria, en muchos sentidos. Perciben el caos profesional existente ante una enfermedad centrada en el borde entre la medicina y la psiquiatría. De la perciben, como actitud profesional más intereses políticamente obscuros e interesados lucrativamente, que intencionalidades e intereses a considerar y tratar a esta enfermedades como tal, una enfermedad crónica y biológicamente real, y altamente debilitante. De la que las manifestaciones psiquiátricas, que deben reconocerse como manifestaciones secundarias a una patologia crónica primaria, suelen ser como consecuencia del trato que reciben los pacientes, el cual en muchas ocasiones, es vejatorio y marginal como manifiestan ampliamente la mayoría de los afectados.


No existe un complot internacional de enfermos, solo existe un descredito de los profesionales.”

Prueba de ello, es que es la única patología que se manifiesta socialmente con conflictividad a nivel internacional y asociativo, confrontando a los profesionales de la salud entre ellos y entre los afectados. Dicha conflictividad de relación es debido a la estigmatización y maltrato que reciben los pacientes, mayoritariamente, por parte de las instituciones sanitarias y sociales. Hechos ya denunciados reiteradamente a las autoridades competentes y de los que no se presta la mas mínima atención.

La aportación de fondos para la investigación no solo es necesaria, es imprescindible, para poder identificación y diagnosticar correctamente las causas y diagnósticar correctamente a los afectados, regulando el abordaje y manejo de los pacientes mediante la creación de registros adecuados y unificados por el sistema sanitario, en vez de la actitud actual de la política sanitaria que no solo niega la existencia de dichas enfermedades, si no que las diluye en los centros de asistencia primaria, siendo tratados por unos profesionales, mayoritariamente, mal formados en estas patologías y a los que se les sobrecarga la presión y pretensión de la rentabilidad económica de los centros asistenciales al privatizarlos.

Los afectados de SSC, tales como Fibromialgia y EM/SFC, pese a ser recogidas por la OMS como enfermedades reales con epígrafes específicos, no lo son por los sistemas de salud. Este hecho genera una desprotección jurídica al no contemplarse como enfermedades crónicas invalidantes y un agravio comparativo que sobrepasa los derechos básicos de acceso a la salud, reconocidos por la constitución.

Lo más curioso de estos hechos y que desconcierta a los afectados es que, pese a las opiniones oficiales aportadas por el centro de control de las enfermedades de Atlanta CDC, la cual históricamente ha abogado por la teoría psicosomática, desde 1990 se encuentra en los anales de la medicina, publicaciones que orientan a la EM/SFC hacia el terreno de los déficits inmunitarios, tal i como se adjunta en las referencias adjuntas. Estudios que han sido totalmente ignorados, incluso cuando los centros de referencia de estas enfermedades estaban situados en hospitales de nivel 3, con toda la tecnología para la investigación a su alcance.

Posted in Actualitat.


EXPOSICIÓ CARAM! A STA. COLOMA DE GRAMENET

 

L’exposició CARAM! A STA. COLOMA DE GRAMENET.
La mostra itinerant dels 25 quadres de la mostra sobre la Fibromiàlgia i S.Fatiga Crònica CARAM! ha aterrat a la població de Sta. Coloma des del dia 25 de gener fins al 15 febrer i al Centre Cívic Riu, del Carrer Lluïs Companys,9 molt proper a l’Ajuntament de la Vila.
La sala és molt àmplia i molt ben preparada per fer exposicions, perquè era acabada de pintar i tenia molts focus, que il•luminaven molt encertadament cada un dels quadres exposats.
El dia de la inauguració, vam tenir el detall de tenir amb nosaltres la alcaldessa, Núria Parlón, la Regidora de Salut, la de la Dona i d’altres que ens van fer l’honor.
Van quedar molt impressionades per la qualitat de les obres exposades i encara més al saber que qui les havien realitzat eren alumnes d’un Estudi D’art (Jordi Aligué i la seva esposa Anna), creien que eren professionals qui les havien fet. Al ser un Centre Cívic i molt cèntric, van ser moltes les persones que van estar acompanyant-nos i gaudint del que veien.
Agraeixo a la Carmen Hueso, presidenta de l’Associació de Sta Coloma i Tresorera de la Federació, haver fet molt bé la seva feina i no tenir cap mena de problema a l’hora del muntatge i inauguració.
Aquesta exposició seguirà el seu camí, ja hi ha dues noves Associacions que tenen en preparació portar-la a la seva població. Endavant !!!!
Maite Vivancos

 

Posted in Actualitat, Caram!.

Tagged with , , .


ESTUDI EPIFFAC

 

ESTUDI EPIFFAC

Vam estar al Col•legi Oficial de Metges de Barcelona el dia 23 de gener per assistir a l’acte de la presentació d’aquest Estudi en el qual, la nostra associació va col•laborar amb sòcies que van participar en ell.
És el primer estudi epidemiològic espanyol en analitzar de forma global l’ impacte familiar, laboral, social i econòmic de la FM al llarg del nostre país,sent a més a més un dels primers exemples en l’àmbit europeu.
La Fundació FF va tenir com objectiu conèixer l’impacta que produïa sobre els malats i les seves famílies i per això va impulsar aquest Estudi on hi ha col•laborat Investigadors, Centres sanitaris, tècnics dels Centres de tot l’estat e Institucions com la Fundació Pere Tarrés, Parc Salut Mar de Barcelona, H. Clínic de Barcelona, H,Gregorio Marañón de Madrid, La Diputació de Barcelona i la Fundació ONCE.
A la taula de la Presentació estaven: Dr. Carbonell President mèdic de la Fundació, Dr. Miquel Vilardell president del Col•legi de Metges (formarà part del comitè científic)Emilia Altarriba presidenta de FF, Dra. Rosa Vallès en representació de la Generalitat i el Dr. Antonio Collado, del comitè científic i un dels investigadors i qui ens va explicar com s’havia fet l’estudi i els resultats.
El Dr. Collado va parlar de l’ Estudi Científic de la FM i les repercussions a nivell familiar, social, laboral i econòmic a través de la Fundació i al capdavant d’ ell, el Dr. Carbonell.
La mostra es va fer en diferents municipis:
1- De 20.000 habitants ( 11 Centres )
2- De 20.001 a 100.000 habitants ( 11 Centres )
3- De més de 100.000 habitants. ( 13 Centres )
En Centres de Salut i en cada Comunitat Autònoma.
Pacients
530 però que van poder portar l’estudi, 375.Sels van fer 6 blocs de preguntes, demografia, llar, família, feina…
225 pacients
96% dones, edat 51’9 anys, 75% casades, nivell educatiu elemental, professió als serveis, industria…, símptomes a partir dels 37 anys amb un retard de 6’6 anys en detectar la malaltia, temps d’evolució 10 anys amb 67% de trastorns múscul-esquelètic, 35% psicopatològics, digestius… i amb una salut molt deficient.
Situació familiar i econòmica
59% dificultat amb la parella, 44% necessita ajuda a casa, 27% ha de canviar de feina algú membre de la família per ajudar, amb pèrdues econòmiques importants. Una disminució mitja de 504€ mensuals i 230€ amb despeses extres.
Entorn Laboral
93% han estat treballant una mitja de 23 anys, 70% amb moltes dificultats, 50% amb absentisme laboral,63% notifiquen la malaltia, 30’4% fan adaptacions a la feina, 19% canvien d’empresa. Dos terços es van quedant fora del circuit laboral.
Entorn Sanitari
38% manca de recolzament sanitari, i la nota que surt per els professionals és de 4’9.
Ajuda Social
27’5% tenen algú grau de minusvalia ( Sols demanada pel 35% dels pacients)
23% Invalidesa permanent, 50% reconeixement per l’Administració Estatal, 50% per Resolució Judicial.
Organització Social
26% estan associades i 20% en Sindicats de treballadors
Desprès de donar per acabat aquesta part, es va fer un homenatge al Dr. Broggi, amb un parlament per part de la Emilia Altarriba molt emotiu, un vídeo que va enviar El Sr. Mayor Zaragoza elogiant la trajectòria del Dr. Broggi al llarg dels seus 104 anys i un amic de la família, va tocar El Cant dels Ocells per la seva memòria. Estaven dos fills que van recollir uns obsequis de la Fundació. El Dr. Moisés Broggi era membre honorífic de la Fundació.
Maite Vivancos

 

Posted in Actualitat.


La Síndrome de fatiga crònica en nens i adolescents

 

Xerrada a càrerc del Dr. JOSÉ ALEGRE MARTÍN, metge internista, investigador i coordinador de la Unitat del Síndrome de Fatiga Crònica a l’Hospital Universitari Vall d’Hebrón de Barcelona, Professor Universitari i Membr4e del Comitè Científic de la Fundació FF.

dissabte 15 de desembre a les 11h

Centre Cultural La Marineta (pl. de l’Esglèsia s/n) Mollet del Vallès

Obert a tothom

recomanat per personal educatiu i sanitari

Organització AFIMOIC

AFIMOIC Associación de Fibromiàlgia y Síndrome de fatiga crònica.

Posted in Actualitat, Xerrades.

Tagged with , , .


COMUNICAT DE PREMSA. Davant el suïcidi d'Àngela Jaen. Afectada d'Hipersensibilitat Electromagnètica.

 

Podeu llegir-ho a ALTEA-SQM

Des de la ASSOCIACIÓ DE electrosensibles PEL DRET A LA SALUT, ens veiem en la trista situació de començar la nostra marxa amb la mort d'una persona afectada per electrohipersensibilidad.

Ángela Martin es va treure ahir la vida en no poder ni voler viure amb el gran sofriment que produeix aquest patiment.

Després d'un any de constant recerca d'un lloc net de contaminació electromagnètica per part de la seva família, Àngela no va poder suportar en els últims dies una nova immissió d'aquest tipus de radiacions en l'habitatge on s'havia refugiat. Els símptomes van reaparèixer amb força amb efectes devastadors per al seu sistema nerviós i Ángela no va tenir la força de resistir.

Denunciem la impassivitat i la desatenció d'autoritats competents que va viure Ángela que es va veure obligada a fugir de casa amb altíssims nivells de radiació afectada per una antena de telefonia situada a 50 metres de la mateixa. Abans de res això, les autoritats de Pinto, on residia, no li van donar cap resposta, malgrat les seves peticions i les de la seva família. A més va patir una atenció inadequada dels responsables de salut per la no acceptació de l'origen de la seva simptomatologia, tractant el problema com psiquiàtric, que va venir a agreujar la seva situació i patiment. Aquest cas és representatiu del patiment que actualment estem experimentant totes les persones afectades que no trobem tractament sanitari adequat ni cap suport institucional davant l'augment descontrolat d'aquest tipus de radiacions que ens emmalalteixen.

Des de l'associació de recent creació electrosensibles pel dret a la salut, mostrem la nostra consternació davant aquests fets i llancem un toc d'atenció a l'opinió pública, autoritats polítiques i sanitàries de la greu situació en què ens trobem les persones amb electrohipersensibilidad.

Reclamem la necessitat urgent d'atendre aquest problema de salut generat per la massiva exposició descontrolada de radiacions electromagnètiques, en una societat en la qual no és possible trobar un racó lliure d'aquesta contaminació, on les xarxes wifi i de telefonia mòbil i sense fils han envaït tot lloc: Hospitals, Centres de salut, trens, metre, autobusos, Escoles, Universitats, Domicilis, etc., que estan emmalaltint a moltes persones que perden la salut, seu treball i les seves cases, sense rebre cap suport i protecció. Tot això malgrat les alertes dels riscos per a la salut, llançades en múltiples declaracions científiques, recomanacions de la UE, i de la recent classificació de possiblement cancerigen per part de l'OMS. Denunciem també la connivència i absència d'intervenció davant aquest greu problema de salut pública per part de les autoritats polítiques, que cedeixen davant les pressions del lobby d'indústria de les telecomunicacions i es decanten pels beneficis econòmics sense atendre els efectes negatius d'aquest desplegament tecnològic sobre la salut dels seus ciutadans, ignorant l'aplicació del principi de precaució, que contribuiria a fer compatible la tecnologia amb la vida saludable.

Animem a totes les persones afectades de electrohipersensibilidad a organitzar, autoapoyarse i lluitar per aconseguir una vida digna amb salut, per evitar que ningú es torni a trobar en la situació d'Ángel.

¡Ángela, no et oblidarem, la teva mort ens impulsa amb més força a seguir lluitant per la vida!

Accediu al seu últim reportatge

Posted in Actualitat.

Tagged with , , .




Forma part de:
És un projecte de:
xarxanet.org - Entitats i voluntaris per un món millor