¿TE DEJAS SENTIR EL PLACER?

Debido a mi trabajo esta semana me he centrado mucho en conocer los detalles del placer y de qué maneras podemos sentirlo. Dándole vueltas porqué resulta que me ha costado identificar los diferentes tipos de placer que están presentes en mi vida.

Y pensando me he dado cuenta que el permiso a disfrutar es algo que en mujeres que hemos pasado un Trastorno Alimentario y que siempre hemos estado orientadas al exterior y a los demás puede llegar a resultar más difícil. No deja de ser el no permitirnos expresar nuestros deseos, nuestros anhelos, aquello que nos llena, que nos hace disfrutar y por ende nos genera placer.

Después de pensar y leer algunas referencias interesantes he conseguido extraer los siguientes placeres:

  • EL PLACER FÍSICO: aquél que nos proporciona nuestro cuerpo, el disfrute que nos puede dar practicar sexo, un masaje, una caricia, comer…
  • EL PLACER PSÍQUICO: aquél en el que nos podemos trasladar con nuestra mente, con nuestra imaginación. La creatividad, el recuerdo, el humor, la comprensión e incluso aquellos sentimientos de paz, serenidad, relax.
  • EL PLACER ESTÉTICO: es el que nos genera contemplar y visualizar algo que consideramos bello como podría ser un paisaje, un bebé, un vestido, una cara… Aquello que estéticamente nos atraiga.
  • EL PLACER INTELECTUAL: es aquél que aparece cuando aprendemos conceptos nuevos, conocimientos que nos generan satisfacción tanto espiritual como intelectual.
  • EL PLACER LÚDICO: generado de la práctica de cualquier juego o experiencia física (practicar deporte, actividades físicas en grupo…)
  • EL PLACER EMOCIONAL: relacionado con el amor, la familia, la amistad, el poder llegar a sentirte parte de algo.
  • EL PLACER CONTEMPLATIVO: el placer de conocer algo desconocido, viajar, visualizar arte, arquitectura, espectáculos, un paseo por la naturaleza, la lectura de un libro que nos transporta a otros sitios, a otras épocas.

Tantos placeres que durante muchos años me he perdido por obsesionarme con el cuerpo “perfecto” y que en ocasiones al prohibirme esos placeres he sustituido por un placer inmediato y saciante para mí en ese momento que era el atracón.

Y es que claro, no me permitía disfrutar porqué tenía que estar centrada en conseguir ser aquella mujer ideal y en el camino me olvidé de mis gustos, de mis intereses e inquietudes.

Os invito a que reflexionéis detenidamente qué tipos de placeres están presentes en vuestras vidas y cuáles os gustaría potenciar, cuáles tenemos silenciados, no escuchados.

Yo estoy en ello… ¿Y tú?

Noemí Conde

Cofundadora de Desnúdate Autoestima Corporal

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Forma part de:
És un projecte de:
xarxanet.org - Entitats i voluntaris per un món millor